Desafío Minero en Concepción y Santiago

Los colegios participantes asumieron un desafío sobre robótica y su aplicación en el ámbito de la minería.

El colegio San Ignacio El Bosque de Santiago y el colegio San Pedro Nolasco de Concepción obtuvieron el primer lugar en la competencia de robótica Desafío Minero 2013, organizada por la Facultad de Ingeniería de la UDD.

Los colegios que participaron asumieron este entretenido desafío sobre robótica y su aplicación en el ámbito de la minería. A través de actividades interactivas, los participantes aprendieron sobre la importancia de la robótica al servicio de proyectos de extracción minera de gran envergadura.

José Manuel Robles, decano de la Facultad de Ingeniería, dijo que  “todos los colegios mostraron un alto nivel de competencia, de entretención y ganas de hacer cosas que se relacionan con Ingeniería como el trabajo en equipo, liderazgo y los aspectos técnicos para que el robot funcione. La Ingeniería está llena de desafíos y eso lo vivenciaron estos alumnos de Enseñanza Media”.

Los jóvenes utilizaron un robot Mindstorm de Lego NTX 2.0.  Los participantes se caracterizaron por su espíritu innovador y entusiasmo  por la Ingeniería al servicio del desarrollo de grandes proyectos.   El grupo ganador fue el mejor al combinar velocidad y precisión en la programación robótica. Cada uno  se llevó un Ipad Mini.

El profesor de Informática Educativa del Colegio San Ignacio El Bosque,  Anatolio González,  expresó que “estamos muy contentos. Los alumnos trabajaron muy bien y el diseño del robot estuvo muy bueno. Desde Séptimo Básico estamos trabajando en robótica”.

“Fue un gran logro. Me parece muy positivo que la UDD realice estas actividades, que se potencie el área de Ingeniería y es una buena oportunidad para conocer el Campus”, afirmó Matías Zanforlin, uno de los alumnos ganadores del colegio San Ignacio El Bosque.

En tanto, el profesor del colegio San Pedro Nolasco de Concepción, Freddy Ortiz, valoró que sus alumnos “tomaran el desafío en serio con el fin de potenciar su trabajo en equipo. Además, esto ayuda a que los alumnos decidan sus vocaciones y detectar sus verdaderas habilidades”.

Finalmente, uno de los alumnos ganadores del colegio San Pedro Nolasco, Stephane Coucke, expresó que “nuestro plan fue ver en qué era más fuerte cada uno. Desde un principio, nuestro profesor nos sirvió como guía, pero en el transcurso dejó que tomáramos las decisiones, de acuerdo a lo que habíamos aprendido. Si se trabaja en equipo y se toma en serio el desafío, el proyecto funciona. De eso se trata esta actividad”.

Compartir