Estudiantes de Ingeniería UDD colaboran con proyecto de innovación comunitaria en Conchalí

La iniciativa combina el funcionamiento de un punto limpio con beneficios culturales y recreativos para la comunidad.

20140626_112145

Seis estudiantes de Ingeniería Civil Industrial de la Facultad de Ingeniería UDD (Felipe Arias, Max Guler, Felipe Hott, Cristián Varas, Vicente Varas e Ivo Yutronich) están asesorando a la Agrupación Kaleidoskopios para la evaluación de viabilidad y diseño de un innovador modelo de negocio social en Conchalí.

En el marco del ramo Taller de Proyectos de Ingeniería, los seis jóvenes guiados por las profesoras Rosita Bidart y Danielle Lemaitre, contribuyeron a diseñar un modelo de negocio híbrido que genere valor económico, social y ambiental en un sector marcado por un alto índice de vulnerabilidad.

El proyecto pretende la instalación y operación de un punto limpio de la  empresa Triciclos en el Centro Cultural Borlänge. Para esto, la iniciativa  contempla usar una impresora 3D para imprimir fichas que permitan canjear el material reciclado por horas de uso de la infraestructura del centro cultural que cuenta con talleres, eventos y una multicancha.

Este sistema generará un ciclo multiplicador que otorgará un valor a la basura, promoviendo el reciclaje, aprovechando el uso de espacios públicos y fortaleciendo a la comunidad.

A juicio de las profesoras, Rosita Bidart y Danielle Lemaitre, los alumnos pusieron en práctica herramientas de la Ingeniería en un ámbito social, lo que les permitió darse cuenta que al evaluar un proyecto, no tan sólo se debe considerar la rentabilidad económica, sino que también variables como el beneficio social y ambiental.

Mientras, Pablo Villoch, presidente de Kaleidoskopios, explicó que  “fue un proceso de aprendizaje significativo para todos. Los jóvenes fueron testigos y protagonistas de un hecho histórico: la primera impresora 3D al servicio de una comunidad de escasos recursos en Chile, y tal vez en América Latina”.

“Se trata de una solución inclusiva, que permite ayudar a niños y jóvenes en riesgo social y a ancianos que carecen de la atención debida. La gente está muy motivada”, afirmó el alumno Max Guler.

Finalmente, el estudiante Ivo Yutronich, concluyó que  “lo más importante es generar un cambio cultural y social en relación al reciclaje y a la vida en comunidad”.

 

 

Compartir