Ingeniería y comunidad: el caso de Londres

Estuvimos con Sarah Bell de la University College London, una de las investigadoras más importantes a nivel mundial sobre cómo una decisión de política urbana puede afectar a los ciudadanos desde el punto de vista medio ambiental, social y económico.

“¿Demoler o rehabilitar una vivienda social?”, fue la pregunta que gatilló la conversación con Sarah Bell, ingeniero y Ph.D. en Política de Sustentabilidad y Tecnología de la Universidad de Murdoch (Australia) y  Senior Lecturer del Departamento de Ingeniería Civil, Ambiental y de Ingeniería Geomática en la University College London. Actualmente, Bell es directora del programa Engineering Exchange de dicha universidad, que busca acercar la investigación de la ingeniería aplicada a comunidades.

La académica explicó cómo expertos en ingeniería, autoridades y la comunidad de un barrio londinense trabajaron juntos para resolver la interrogante inicial, contemplando factores de ingeniería, sociedad, salud y sustentabilidad. Es así como los vecinos se acercaron al equipo de la University College London para tomar una decisión sobre la base evidencias y recopilación de datos.

“La ingeniería está al servicio de la sociedad. Mediante la tecnología se pueden evitar conflictos, lo que permite cambiar comportamientos y aspectos culturales. De esta manera, se proveen oportunidades  para que  las comunidades se beneficien con proyectos de educación y desarrollo”, aseguró Sarah Bell.

La profesional concluyó que “la meta de la ingeniería es crear comunidades sustentables en armonía con el entorno natural. Así se pueden enfrentar problemáticas como el cambio climático y la pobreza”.

Más información sobre el trabajo de Sarah Bell aquí.

Compartir