Moisés Venegas, alumno de nuestra facultad, emprende con su proyecto dirigido a la tercera edad

La tenacidad de Moisés Venegas lo ha llevado a descubrir su pasión por medio de la ingeniería. Inicialmente decidió estudiar derecho, sin embargo, su decisión tuvo un revés ingresando a la Facultad de Ingeniería en UDD el año 2017, “el primer semestre se dictaba el curso de emprendimiento y liderazgo. Generé un sólido lazo con el profesor Rafael López, quien es alumni UDD. Él me presento este mundo digital y me expandió la mente”.

Hoy, Moisés cursa 4° año y confiesa, “el profesor se dio el tiempo para formarme en el mundo del emprendimiento”, lógica que lo orientó para visibilizar una necesidad a causa de una experiencia personal. A raíz de un accidente que tuvo su abuelo, decidieron realizar un bastón inteligente junto a su socia, Valentina Del Río quien hoy es alumni de Diseño UDD,

Paralelamente, a causa de la edad avanzada, la abuela de Valentina tuvo un accidente. Ella no usaba bastón y a consecuencia del accidente cerebrovascular actualmente tiene una parálisis en la mitad de su cuerpo. Este hecho fue decidor para la evolución del proyecto, pues “solo 300 mil personas ocupan algún tipo de ayuda técnica como bastón, carrito, etc”.

Según cuenta Moisés, “Hoy en Chile hay 2.003.256 adultos mayores (aprox), nos preguntamos: ¿qué pasa con los 1.700.000 restante de adultos mayores que no usan ayudas técnicas?” fue ese momento que vislumbró la creación de un dispositivo que presta alertas en diversos casos de urgencia.

Financiamiento y viaje a China

Durante el 2019, postularon este proyecto al Fondo Corfo, ganando el Subsidio Semilla de Asignación Flexible para Emprendimientos de Innovación Social – SSAF-Social, ganando las dos etapas de evaluaciones con 15 millones para ejecutar el emprendimiento, además del fondo concursable de Piensa en Grande, gracias a una Alianza de empresas con el Hogar de Cristo.

Cuando el equipo tenía el diseño del prototipo, tomaron en cuenta los costos de producción que los incitó a viajar en abril del 2019 a China “queríamos hacer el desarrollo del dispositivo en Chile, pero nos costaba 6 millones de pesos y el viaje a China salía 2,5 millones, además podíamos encontrar la fábrica de las personas que lo vienen realizando hace 30 años y nos fuimos a China”. El viaje se extendió por cuatro semanas en el país oriental para lograr encontrar un proveedor óptimo lo que ha significado que hoy en día tengan un acuerdo comercial para la elaboración de su producto.

Luego de atravesar las distintas etapas desde la idea hasta la adjudicación de fondos, en la actualidad este emprendimiento cuenta con 10 colaboradores, según cuenta Moisés, “el equipo es multidisciplinario. Tenemos programadores de la U. Católica, diseñadora de la UDD, además de practicantes de la Ingeniería Civil Industrial de la UDD y de la Adolfo Ibáñez”.

Los conocimientos que Moisés ha adquirido a lo largo de su carrera en Ingeniería UDD, sumado a su inquietud, lo ha empujado a vivir diversas experiencias en torno a este proyecto que hoy en día se encuentra en la fase de validación de innovación comercial, es decir, “¡estamos cerrando con nuestros primeros clientes!”, afirma Moisés con orgullo.