"Mi experiencia dLab" una forma innovadora de titulación

El pasado martes 18 de junio, se desarrolló en dependencias del campus Resb de la Universidad del Desarrollo, la charla “Mi experiencia dLab”, donde alumnos pudieron interiorizarse sobre la experiencia de egreso que permite el programa dLab, que agrupa a estudiantes de distintas carreras de la Universidad en proyectos comunes que propician el trabajo interdisciplina.

En la ocasión expuso  Rodrigo Alonso, Diseñador Gráfico y tutor del programa, José Martín Jorquera, Ingeniero Comercial dLab, generación 2018, y Bianca Piñeda, estudiante de ingeniería Civil industrial de dlab, generación 2019. Ellos contaron a los asistentes su experiencia en el programa, el valor del trabajo interdisciplinario y los pasos a seguir para todos aquellos que deseen tomar esta opción de titulación.

Tuvimos la oportunidad de conversar con Bianca Piñeda, actual alumna y expositora en la actividad, quien gentilmente nos brindó una entrevista.

—Bianca, muchas gracias por tu tiempo, por favor cuéntanos sobre las razonas por las cuales decidiste participar en dlab

—Tiene que ver con un interés que tengo desde primer año. Ingresé a esta universidad buscando opciones de desarrollo profesional y personal que fueran más allá del sólo hecho de asistir a clases. Intenté participar siempre de las actividades de la universidad, tuve la suerte de ser tutora y ayudante, luego participé del centro de estudiantes de Ingeniería y finalmente, al pasar los años, tuve la certeza que Dlab era la mejor opción para terminar mi carrera. Fue una certeza que se dio hace un par de años a partir de mi necesidad de ampliar mi formación, conocer otras disciplinas y trabajar en proyectos de impacto social.

Bianca Piñeda, alumna de Ingeniería Civil Industrial 

—¿Qué herramientas sientes te ha brindado el programa? ¿ De qué forma te has desarrollado a partir de esta experiencia?

—Es curioso porque, recuerdo, cuando iba en cursos más pequeños, varios compañeros que estaban en dLab me hablaron de lo genial que era la experiencia, me motivaron a seguir este camino. Sin embargo, al iniciar el proceso sentí que se me iba a hacer muy difícil, no estaba segura de que íbamos a poder trabajar bien con mi grupo el proyecto que pensamos. Finalmente, tras varios meses de desarrollo, hoy estoy disfrutando a concho la experiencia, se ha armado un equipo de gran valor, aprendo mucho de mis compañeras diseñadoras y publicista, he aprendido un ritmo de trabajo distinto al que siempre tuve en ingeniería, siento que me estoy desarrollando en muchos aspectos, y lo mejor, trabajando en un proyecto que está pensado para tener impacto social, uno de los sellos de este programa.

Por otro lado, siento que he tenido que aprender a trabajar desde la incertidumbre, en proyectos y equipos que no manejan necesariamente los mismos códigos. Ese ejercicio es tremendamente valioso, me ha hecho crecer un montón y es un estímulo emocional potente.

— ¿Qué le dirías a los alumnos más jóvenes, recomiendas el programa dLab?

— Lo recomiendo absolutamente, de hecho me he transformado en una especie de embajadora jajaja (ríe), si tú le preguntas a mis compañeros verás que siempre les estoy diciendo que se metan a dLab, que es una buena oportunidad. De hecho, logré convencer a muchos de mis amigos de generación, con los que hoy compartimos el programa. Siento que es necesario aprovechas las oportunidades que ofrece la Universidad, porque estamos en una institución que potencia mucho la innovación y el desarrollo de sus alumnos. Me parece que dLab es uno de los mejores ejemplos de ello.

Las postulaciones para dLab están disponibles para alumnos de quinto año de las Facultades de, Ingeniería, Diseño, Negocios, Publicidad y Arquitectura. El programa tiene como principal actividad el desarrollo de un proyecto de innovación con impacto social. Si quieres postular a Dlab, te invitamos a dirigirte a tu unidad, participar del proceso y unirte al trabajo de problemáticas concretas desde una mirada interdisciplinaria e innovadora.

Más información sobre dLab, pincha aquí 

 

 

Compartir