Investigadores de Ingeniería y alumnos de Impacto UDD implementaron Biodigestor Modular

La idea nació en 2015 bajo un desafío de Semana i –programa que busca fortalecer el desarrollo de competencias a través de la interdisciplina y colaboración de alumnos-, donde se propuso hacer una parrilla sustentable. De esta forma, se creó el primer prototipo del biodigestor, que actualmente se está implementando en la Dirección de Gestión Ambiental (DIGA) de la Municipalidad de La Pintana para la producción de biogás a partir de recursos orgánicos.

Gracias al financiamiento del Ministerio de Energía del fondo concursable ‘Impacta Energía’, Camilo Rodríguez, director de Innovación de la Facultad de Ingeniería; Douglas Aitken, Daniel Nuñez y Gabriel Parra, profesores e investigadores de Ingeniería, quienes con la ayuda de los estudiantes Isidora Ordoñez, Macarena Miranda, Matías Ibañez y Dante Crovetto, optimizaron el prototipo y obtuvieron el primer acercamiento con la comuna de La Pintana.

Luego la investigadora Eva-María Schliebs indagó sobre la caracterización de los residuos domiciliarios en Chile y su potencial de transformación en biogás, con el fin de tener fundamentos científicos para dimensionar microbiodigestores en el contexto de Chile. Asimismo, de manera paralela, Daniel Nuñez y Marcos Arce (también investigadores) trabajaron en un sistema sensorial remoto que entregase feedback en tiempo real de las condiciones del biodigestor.

Sin embargo, no fue hasta 2019, en un ramo de Responsabilidad Pública, que los alumnos Juan Pablo Villar y Lucas Linzmayer de Ingeniería –impulsados por Impacto UDD y coordinado por Patricia Breuer– decidieron implementar finalmente el prototipo del biodigestor modular en La Pintana.

Impacto UDD busca trabajar en y con comunidades para responder, desde los conocimientos técnicos de los estudiantes, a problemáticas reales generando soluciones sostenibles y validadas por las comunidades con impacto real. Todo ello, con acompañamiento y tutoría de profesores e investigadores de Exploración Tecnológica de la Facultad de Ingeniería”, puntualizó Patricia Breuer, coordinadora de Impacto UDD.

EL PROTOTIPO

Los estudiantes Lucas y Juan Pablo explicaron detalladamente en qué consiste este proyecto, que culminó en un prototipo que busca convertirse en una solución con impacto social y ambiental para una comunidad concreta local: “Representa una alternativa de tratamiento completamente sustentable con recuperación de valor energético y de nutrientes. Es una combinación de tratamientos comunes en un biodigestor doméstico modular”.

Asimismo, dijeron que su principal objetivo es armar e instalar el prototipo de bajo costo para la producción de biogás a partir de recursos orgánicos, en la Dirección y Gestión Ambiental (DIGA) de la Municipalidad de La Pintana, para habilitar, en dicha comuna, un nuevo medio para el uso de medidas verdes que incluyan una reducción de costos y del impacto ambiental negativo.

En cuanto a su funcionamiento, recalcaron que “por medio de un proceso anaeróbico se descompone materia orgánica y libera gas (metano), que es captado para su posterior utilización. En este caso irá conectado a una cocinilla apta para funcionar con biogás. El diseño en módulos permite integrar diversas fuentes de productos orgánicos, así como módulos para almacenamiento y diversas aplicaciones del uso del gas”.

 

Cabe señalar que este proyecto social, parte del portafolio de trabajos implementados por Impacto UDD, obtuvo el fondo DAE y apoyo de la Facultad de Ingeniería para los insumos requeridos (ambos el primer semestre del 2019). “La Universidad nos ha apoyado con acompañamiento, contacto con la comunidad, asistencia técnica, mentorías, orientaciones generales, capital semilla, entre otras cosas más”, agregaron los alumnos.

Finalmente, los estudiantes aconsejaron a sus compañeros a aprovechar las instancias que entrega la UDD y los recursos disponibles para llevar a cabo sus motivaciones. “Estas instancias de trabajar con comunidades, abordando problemas reales para darles solución desde nuestros conocimientos y capacidades nos motiva y le da sentido a lo que estamos aprendiendo, además, nos prepara para los futuros profesionales que queremos ser brindando nuestro aporte para una verdadera transformación social”, concluyeron.

Compartir